No importa el cargo que ocupes, saluda, sé humilde

Desde hace muchos años hemos escuchado la frase “tanto tienes, tanto vales” y la población se apega tan bien a esto que ya lo ven como una norma, como una ley de vida, cuando en realidad este es parte del problema que vive la sociedad.

Las personas están divididas por clases y los que están arriba por lo general disfrutan sintiéndose superiores de aquellos que están abajo. Sin embargo, el estatus o clase social que tengas no debería influir en lo educado y humilde que puedas ser con los demás.

Durante siglos se han respetado líneas ficticias que nos dividen entre ricos y pobres, sin embargo, estas líneas están logrando algo más que solo eso, ahora está haciendo que cualquiera que escale un cargo dentro de una empresa, se sienta muy superior a los demás.

A muchos se les olvida que un ascenso o aumento de trabajo es una responsabilidad pero con ella se debe mantener la humildad.

Está claro que a la hora de ocupar un puesto importante en alguna empresa puede que requieras que los demás sientan hacia ti un aire de respeto. Sin embargo, debes tener en cuenta que el respeto no es lo mismo que el miedo. Si les haces sentir miedo solo te respetarán por las razones erróneas.

Existe una gran diferencia entre un buen líder y un jefe, si mantenemos los pies sobre la tierra y hacemos las cosas bien, seremos buenos líderes y los demás van a apreciar la actitud.

Recuerda que los grandes existen no para pisar a los más pequeños y hacerlos sentir insignificantes, sino para ayudarles y ser siempre un apoyo.

La humildad siempre debe ser parte de tu estilo de vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *